Entradas recientes

Nadie puede decirte lo atractivo/a que eres...

¿Cuántas veces has ido por la vida preguntándole directa o indirectamente a la gente qué tan atractivo o atractiva eres?


Pues resulta que en realidad... nadie puede contestarte esa pregunta, así que ya puedes ir dejando de hacerla.


¿Por qué?

¿Cómo sé que tan atractivo soy si no se lo pregunto a los demás?


Hagamos un ejercicio... ve y hazle esta pregunta a 20 personas. Pídeles que te clasifiquen en una escala del 1 al 10 en cuanto a tu atractivo físico, y luego analiza las respuestas.

También sería interesante que tú te clasifiques de la misma manera.

Ahora analiza las respuestas.


¿Qué encontraste?

Probablemente halles un enorme rango de variabilidad (y de acuerdo a diferentes fenómenos psicológicos que dejaré para otra publicación, lo más probable es que tu auto apreciación de tu atractivo sea menor que el de los demás), o sea que las respuestas sean poco homogéneas.

Claro que esta mini investigación tiene obvios problemas metodológicos como que la pregunta es muy amplia, y la escala es muy poco precisa; sin embargo la razón principal de la variabilidad de respuestas es esta:


Nadie puede decirte lo atractivo/a que eres... solo pueden decirte lo atractivo/a que les pareces.

¿Qué significa esto?


En esencia, que todo el mundo tiene una perspectiva, un lugar único desde el cual percibe y juzga las cosas. Este "lugar único" (paramnemia) por supuesto ha sido influenciado por la genética, las experiencias familiares y sociales, los mensajes culturales, etc. lo cual genera una manera individual, aunque culturalmente compartida, de ver las cosas... una de ellas: la belleza.


¿Quién me puede decir entonces lo atractivo que soy?

Nadie. Ni siquiera tú.

Básicamente porque la belleza o atractivo es una cuestión subjetiva, y el mundo subjetivo solamente existe en la individualidad de la mente de cada persona... no tiene una existencia fuera de nuestra percepción.

Entonces la próxima vez que quieras saber qué tan atractivo/a eres, deja de perder el tiempo haciendo encuestas o incluso mirándote al espejo.

Tu nivel de atractivo solo está en tu mente.

¿Qué quieres decirte al respecto?