Entradas recientes

¿Cómo encontrar a un terapeuta adecuado para mí?


El problema.


¿Por qué hay tantos tipos de psicólogos? ¿Por qué es tan difícil saber con quién debo de llevarlo?


Las razones en realidad se deben a distintas variables que juegan en contra de que sea sencilla la decisión de encontrar un profesionista adecuado.


Con algo de vergüenza profesional, tengo que aceptar que hemos sido los mismos psicólogos los culpables de dicho problema por varias razones, entre las cuales se encuentra el que hemos pecado de un enorme “escuelismo” desde la época misma de Sigmund Freud, e incluso antes. Todos conocemos la histórica poca aceptación y criticismo de los psicoterapeutas ante alternativas teóricas, que derivaron en batallas campales dividiendo a los profesionales de salud mental en “bandos”, los cuales dividían su tiempo casi de igual manera entre generar sus propias teorías y criticar las de los demás.

Pero incluso antes que eso, ni bien se formó la primera teoría psicológica en forma, (el Estructuralismo de Titchener), nació la primera contra-teoría (el Funcionalismo de William James) que en sí misma contradecía a la primera.


Es así que la historia de la psicología se ha destacado por teorías que se contradicen, y por teóricos que se critican, lo cual a su vez ha redundado en una insulsa competencia profesional sobre la ilógica pregunta de “cuál es la mejor de las teorías”, y por ende en una confusión generalizada sobre qué terapia es mejor, o cuál es peor.

Por otro lado, los psicólogos hemos sido malos mercadólogos y publicistas, por lo que el público en general tiene poca idea sobre cuáles son los puntos que nos diferencian y cuáles nos asemejan, y por tanto cómo poder tomar una decisión informada.



La solución.


En mi muy humilde opinión, la solución radica en dos cosas:

  1. Cambiar la pregunta: Probablemente si nos preguntemos “¿cómo elegir al mejor psicólogo para mí o mi ser querido?”, la respuesta que encontremos será la equivocada en la gran mayoría de los casos. Es análogo a preguntarse: ¿Cómo encontrar a mi pareja ideal?... a mi parecer, es una pregunta que atora más de lo que libera, y quizá en realidad no pueda encontrarlo simplemente porque no exista, o en otro sentido, quizá lo busque con tanto ahínco, que acabe fantaseando e idealizando lo que encuentre, con el fin de satisfacer mi propia necesidad. En vez de eso, preguntemosnos mejor: “cómo elegir a un psicólogo adecuado para mi hijo”.

  2. Información: Si tienes la intención de buscar la ayuda más apropiada y adecuada, mi principal sugerencia es que te informes. Y no es suficiente con averiguar quién es el terapeuta de tu amiga y pedirle su teléfono… ya que aunque le esté funcionando muy bien a ella, quizá no sea apropiado para ti. La gran mayoría de los psicólogos hoy en día tienen información publicada acerca de ellos; en páginas web, en blogs, en facebook, etc. De cualquier manera, te sugiero tener una entrevista con algunos profesionistas antes de comenzar una terapia en forma, para conocerlos y para hacerles las preguntas que necesites. Vale la pena saber más acerca de ellos antes de tomar el compromiso de una terapia, ya que su intervención (para bien o para mal) podría ser un factor determinante en tu vida y en la de aquellos que te rodean.

Como guía, te propongo los siguientes puntos que considero relevante que sepas sobre un candidato para tu elección de profesional de salud mental:

  1. ¿Cuál es su formación profesional? Éticamente se considera que un terapeuta está bien formado cuando tiene al menos una licenciatura (preferentemente en psicología) y un posgrado (especialidad, maestría o doctorado) en alguna rama de la psicoterapia o psicología clínica. Sin embargo legalmente en México, un psicólogo puede dar terapia únicamente con una licenciatura.

  2. ¿Cuántos años de experiencia tiene dando psicoterapia? No necesariamente entre más años es mejor terapeuta, pero es un dato importante a tomar en cuenta.

  3. ¿Cuál es su especialidad o su corriente ideológica? Algunas escuelas psicológicas suelen tener herramientas más apropiadas para cierto tipo de problemáticas (por ejemplo: la cognitivo conductual se destaca en su tratamiento con problemas de ansiedad y de depresión y la psicodinámica en proveer comprensión profunda acerca de los orígenes de las problemáticas). Una explicación detallada al respecto de cuál es mejor para qué, va más allá de lo que puedo redactar en estas líneas, pero siempre puedes preguntarle a alguna persona cercana que sepa del tema.

  4. ¿Dónde puedes consultar información del terapeuta? Si notas que no tiene ningún diploma colgado, ni su cédula a la vista, ni tiene ninguna información publicada sobre su formación o su trabajo… y más aún, si se muestra resistente a contestarte dichas preguntas, mi sugerencia es que busques a alguien más. En general los terapeutas profesionales y éticos, contestan todas las preguntas que sean necesarias para que el cliente/paciente y/o sus padres se sientan satisfechos.




Como última recomendación: es cierto que existen muchos charlatanes y personas que trabajan con bajos estándares éticos y profesionales, sin embargo eso no quita que la psicología es una ciencia, y que la psicoterapia es una profesión que cuenta con técnicas y resultados científicamente avalados. Ojalá que la información anterior les ayude a no caer en manos de personas que, bajo la máscara de la psicoterapia mal utilizada, puedan causarles más daño que bien; y si ya tuvieron una mala experiencia, no desechen a la profesión completa sólo por algunas personas que, aprovechándose del vacío legal que hay en nuestro país, se comportan de manera antiética o poco profesional, dándole mal nombre a la disciplina entera.